sexta-feira, 17 de setembro de 2010

Esperanza - una historia de vida - 8, por Raúl Iturra

Capítulo 3. Casar.




Este libro está escrito en castellano, pero sobre personas de habla luso galaica.

Es por eso que voy a usar las dos lenguas a lo largo del libro.

Habíamos visto que Herminio y Esperanza se habían conocido en una fiesta en el Lugar de Vilatuxe, como está narrado en el Capítulo 2, que quedó en suspenso, antes de pasar a este.

Herminio conoció a Esperanza cuando tenía 15 años e Herminio 18, en un baile en el lugar de Vilatuxe, el día de San Antonio. Fue ese mismo día en que se comprometieran en noviazgo, o como dice él, en su masticado luso-castellano-galaico: Nesse dia ficaram noivos e a visitava todos os Jueves e Domingos. El joven seductor quería que fuera la madre de sus hijos o seductor quería que fuera la madre de sus hijos.

Tinha um corpo lindo para uma rapariga jovem, era agradável e carinhosa e sedutora. Ião ao monte com o rebanho., no monte de Balibó e, muita vezes, o rebanho de vacas ficava só porque eles iam namorar até adormecer, tanta era a paixão. Se juntaban en un sitio combinado antes y la fiesta comenzaba, hasta las dos de la tarde. Aparecían en el monte a las nueve de la mañana y la fiesta entre ellos se prolongaba hasta esas dos de la tarde, como me ha narrado antes. Las vacas andaban sueltas. Herminio dice: A nai de Esperanza era divina, D. Manuela Gomes Ferreiroa y pensaba Herminio que la hija seria igual e una excelente nai para sus hijos. Un médico amigo le habría dicho que la cara mostraba a la persona: notava-se na cara como era a pessoa, como seria na cama e o amigo disse que era uma das poucas raparigas que parecía ser boa, alegre e calma Herminio era capador e ganaba bien y quería una casa para él, su mujer – habían casado en 1953 después del nacimiento de Olga, durante la gravidez de Pepe - e los hijos que tuvieren. Por tanto, emigro para Venezuela en 1954, pidió a sus padres que se hicieran cargo de Esperanza, con Carmen ya nacida e grávida de Pepe e se fue, para volver en 1960. Estive em Venezuela 6 anos, juntei dinheiro e fiz a casa de Lodeirón. Esperanza e as crianças passaram a viver em Gondoriz Pequeno, na casa dos pais. D. Adelaide nem por isso era muito simpática com Esperanza e mandava em ela e a mulher de Hermínio sofria calada, mas desabafava com o marido. Esperanza calava, não respondia a sogra mas falava com o marido: sabia que tinha que esperar que a casa nova estiver feita para se transferir a ela. No discutia con la madre de Hermínio para que ele não estivese infeliz e assim foi. Esperanza era una santa para encargarse de la familia y no hacer escándalos pelo desprecio al que era sujeta. El padre de Herminio, el señor José António Medela Friol, aconsejaba a los dos tener paciencia y aceptar esa forma de ser de D. Adelaide, lo que ellos hacían. La hermana mayor de Herminio, Marcelina Medela de Montoto, era simpática con la cuñada, tenía más de 16 años de diferencia con la cuñada y se llevaban muy bien entre ellas. No se entrometía, a pesar de vivir todos juntos, casados, en la casa del padre. Moraban ahí Marcelina, su marido Jesús Montoto (o Ferreiro) y los hijos de ellos: Antonio, Carmen, Olga e Pilar. Foi nesse tempo que nascera Olga Medela Dobarro, a terceira descendente dos Medela Dobarro, em 1977, con Herminio y Esperanza ya casados a seguir o nacimiento de Pepe en 1954, y del nacimiento de Olga en 1960, ese año de las mil aventuras, entre las que estaba esa dulce, apasionada e ansiosa espera de Esperanza por su, ahora marido, Herminio .Fue así que, de inmediato, Esperanza quedó grávida da Olga, y, con la casa aun no acabada en Lodeirón, se trasladaron a ella para Esperanza no sufrir más los desencuentros con su suegra. Además, todos juntos en una casa que estaba ser construida, era natural que lo que faltaba o se improvisaba o se construía en el minuto. Los hermanos de Esperanza como en todas las familias campesinas o de agricultores, prestaban ayuda, en horas libres de su trabajo, o simplemente hacían horas libres para ayudar a la hermana y familia. Horas que después Herminio y Esperanza pagaban en lo que ellos llaman la tornajeira o ayuda recíproca entre os miembros de la familia. Tengo definido estos conceptos en mis libros de de 1988 y de 2007

He hecho una de mis típicas digresiones del texto central, que refiere de cómo Esperanza entró en la familia Medela y como los Medela, como los Dobarro, se juntaban en asociación, para trabajar la agricultura de esos tiempos.

Pero, lo que interesa, es cómo entró Esperanza en la familia Medela. Decía antes que Herminio y Esperanza eran novios y que tuvo hijos con ella como antiguamente acontecía entre los señores y los vasallos, siendo Esperanza y la familia entendida como vasallos de los Medela.

Pero Herminio como hemos visto, tomó otro camino: amaba esa joven de quince años, cuando el tenía diez y nueve. Se responsabilizo por la paternidad causada. Herminio dice:

1 comentário:

  1. Quem casa quer casa, meu caro prof. diz o povo na sua eterna sabedoria.

    ResponderEliminar